Hoy vamos a hablar de Facebook.

Una de las cosas que tanto contienen esa dualidad de la vida son las redes sociales. Cada una tiene su propia personalidad y dinámica. Son parte de nuestra vida y al mismo tiempo son una realidad aparte. Es una máscara de nuestra identidad y al mismo tiempo compone lo que somos.

Hoy voy a hablarte de Facebook y la importancia que tiene en nuestra vida cada vez más profunda. Cómo blogger, las redes sociales son un engranaje vital para la expansión de lo que aquí te escribo.

No sé si tú lo habrás notado, pero yo puedo asegurarte que esta plataforma va creciendo con el ánimo de ser el punto de referencia para absolutamente todo. Es decir, que todo lo que necesites hacer digitalmente lo puedas hacer a través de Facebook.

Esto significa que nuestras vidas van a estar cada vez más interconectadas con estaplataforma y todo el contenido que aquí se comparte. Nuestro Ser recibe todo tipo de información provenga de dónde provenga. El alimento de nuestro interior esta en lo que comemos, y en todo lo que recibimos de cualquier otro medio.

Nuestros sentidos son las puertas de entrada para todos esos estímulos. Si nos basamos en el significado que encontramos en google acerca de lo que es un estímulo, encontramos que un estímulo es una señal externa o interna capaz de causar una reacción en una célula u organismo.

Eso significa que cada una de las fotos, vídeos y textos que encontramos en Facebook generan una reacción en nosotros.

Muchos creen que una de las razones por las que las redes sociales en general tienen un papel tan tóxico en el desarollo de nuestras capacidades sociales y de interacción humana. Tienen un punto muy válido respecto a ese enfoque.

Es importantísimo saber respetar la opinión de los demás aunque no sea cómo la tuya. Es vital para nuestro desarrollo espiritual reconocer la infinita diferencia entre seres humanos, aceptarla e incluso valorarla.

Al mismo tiempo es esta cualidad la que puede funcionarte a favor. La capacidad de elegir que estímulos hacer parte de tu entorno.

Debemos admitir que internet nos permite expandirnos y cruzar fronteras. Expandir nuestra compasión, solidaridad y apoyo. Pero al mismo tiempo nos permite expandir nuestros deseos de humillar, insultar, denigrar y pisotearnos los unos a los otros.

El amarillismo nos mueve y moviliza desde épocas medievales. El deseo de venganza hacia aquellos que nosotros consideramos han obrado incorrectamente.

Claro está que si eres una de estas personas, las que utiliza Facebook para dar a otros este lado tuyo, puedes seguir navegando en mi blog para encontrar temas que sean de mayor interés para ti.

Computador con Facebook

 

Es muy normal tener a conocidos como amigos de Facebook. Es muy normal que ellos compartan contenido que sea intolerable y tóxico para ti, que no te aporte nada útil. Es normal que toda esa gente que tienes en tu Facebook disfrute compartiendo cómo hay personas siendo lastimadas, humilladas o burladas.

O simplemente hay contenidos que alguien más comparta que te sean dolorosas de alguna manera.

Y si lo son ¿para que forzarte a verlas? Así como limpiamos nuestros cuerpos, nuestros dientes y nuestra casa limpiar nuestro Facebook de personas y contenido ofensivo para nosotros es a veces esencial.

Eliminar fotos que hayamos subido e incuso bloquear personas que no queremos que nos contacten. Si queremos mantener la paz de nuestras celulas, de nuestro interior, es imperativo que depuremos nuestro entorno de aquellos estímulos que nos roban esa paz.

Al fin y al cabo, nuestro perfil es una extensión de nosotros. También determina todo aquello que creemos y consideramos real.

No se trata de empezar a deliberar qué es aceptable y qué no, como hacemos con casi todo. Es empezar a darnos la oportunidad de limpiar todas esas cosas de nuestro entorno que no permiten que transformemos nuestra vida. Y al mismo tiempo, de compartir aquello a lo que queremos darle poder.

Verás, cada vez que compartimos algo en Facebook estamos dándole mayor fuerza y mayor poder. Como dicen, aquello en lo que enfocas tu atención se expande, y nosotros somos los que expandimos aquello que compartimos y comentamos. Nosotros somos los que volvemos virales las cosas. Lo que no se consume desaparece.

Por ende, somos nosotros los que tenemos el poder de hacer desaparecer todo aquello que ya no queremos más en nuestra vida.

Así qué, ¿cada cuánto depuras tu Facebook? Es como hacer una limpieza digital de tu mundo. Es un ejercicio sencillo que al conectarse con la intención de limpiar y depurar todo aquello que se vincula a tu identidad, se vuelve un acto mágico de liberación. Recuerda que todos tenemos Magia.

Si lo llevas a cabo, quiero que me cuentes aquí el resultado que ha tenido para tu vida.


Magia de Ángel
Magia de Ángel

Blogger, Escritora y Conferencista dedicada al Tarot. Con sus conocimientos en Diseño Visual ha creado este sitio web para ti, con el ánimo de que encuentres información con la que puedas transformar tu vida en una que disfrutes al máximo.

Escribe tu Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published.